XII Encuentro de Solidaridad con Cuba

Toledo, 22-24 de junio de 2012

Reseña Castillo de San Servando 20 de junio de 2012 Reseña Castillo de San Servando

El *Castillo de San Servando* está situado en un bello emplazamiento de la ciudad de Toledo, dominando la orilla izquierda del Tajo y el acceso al Puente de Alcántara.

Es una de las mejores obras de arquitectura militar mudéjar del Estado Español. Levantado con mampostería y ladrillo rojo, tiene planta cuadrada con muros almenados, torres cilíndricas huecas en tres de sus esquinas y cubos en las fachadas de mediodía y levante. El torreón norte se encuentra ceñido de medallones, arcos de herradura y barbacanas salientes. Las puertas son netamente mudéjares.

Fue utilizada en diferentes épocas para defender la confluencia de caminos que daban acceso a la ciudad y por lo tanto como fortaleza de defensa militar, por lo que fue objeto de numerosos  destrozos.

Fue erigido primitivamente en el siglo XI por Alfonso VI, quien lo entregó a los templarios. Su advocación a San Servando (y a San Germán) se debe al agradecimiento del monarca castellano a dichos santos, pues en la Batalla de Sagrajas (o Zalecas) acaecida el 23 de octubre de 1086 -dia de la festividad de estos mártires ajusticiados en el año 305- salvó la vida milagrosamente en una huida desesperada.

Su situación a las afueras de la ciudad en la otra orilla del Tajo, le hizo sufrir multitud de ataques almorávides en 1099, 1109, 1114, 1128 y 1139, resistiendo todos ellos. La importancia estratégica del castillo decayó tras la batalla de las Navas de Tolosa (1212), pues la frontera de los conflictos quedó ya muy al sur de Toledo.

Se cree que en él veló las armas El Cid antes de su reconciliación con el rey. Más tarde pasó a ser ocupado por los frailes de Santiago hasta la extinción de la orden, quedando desde entonces abandonado, hasta que fue mandado reconstruir por el conocido arzobispo don Pedro Tenorio en 1386.

Su degradación fue progresiva hasta 1857 en que se sabe que era utilizado como polvorín. En 1873 fue subastado por 3.500 pesetas y, gracias a la intervención de la comisión provincial de Monumentos, fue declarado Monumento Nacional el 26 de agosto de 1874, siendo el primer castillo del Estado Español en obtener dicha protección.

En 1945 cambió el destino del castillo al albergar un colegio menor de la Delegación de Juventudes, inaugurado en 1958. La obra respetó y aprovechó el perímetro exterior del castillo del siglo XIV, y se levantó de nueva planta el interior que había desaparecido por completo. Entre 1983 y 1986 San Servando acogió las Cortes de Castilla-La Mancha. Tras este pequeño periplo el lugar es actualmente utilizado como Albergue de la Juventud.

Comparte en Facebook   Comparte en Twitter